Skip to content

Perlas naturales

Las perlas naturales se forman cuando un cuerpo extraño se introduce al interior del cuerpo del molusco, que reacciona cubriendo lentamente la partícula con nácar, que es la sustancia que recubre la cavidad interior del animal. Al cabo de un período variable la partícula termina cubierta por una o más capas de nácar, formando una perla, y tardan aproximadamente 10 años en crearse.

Las perlas son de tamaño, color y forma variables. El valor de la perla se determina en función de varios criterios pero puede decirse que se centran en tres: la esfericidad, la rareza de su color (casi toda la gama entre el blanco y el negro) y naturalmente la talla. Aunque las características estéticas y de tamaño son fundamentales en la valoración de una perla, el precio final depende en gran medida de las tendencias de la moda del momento.

El brillo de la perla proviene de la reflexión luminosa en la superficie cristalina, mientras que la iridiscencia proviene de la refracción y difracción luminosas en las múltiples capas de nácar translúcido que forman una perla cualquiera. Las perlas han sido apreciadas desde la antigüedad debido a su rareza, belleza y extraordinario valor.

El término “Cultivado o Cultivada”, indica que el hombre interviene en la formación de la perla, ya sea por la introducción del cuerpo extraño en el molusco o la crianza del molusco en cosechas marinas.

Perlas australianas

Se trata de un tipo de perla cultivada en las aguas saladas del norte de Australia, en Indonesia y Filipinas. Tiene una gama de color que va desde el blanco al negro. 

Se destacan por su iridiscencia plateada y dorada. Alcanza tamaños entre los 9 y los 28 mm. Su forma puede ser perfectamente redonda hasta adoptar una forma asimétrica y un brillo de medio a alto. 

Son las mejores en su especie. El precio varía dependiendo de su brillo. El tiempo de cultivo de esta perla es de tres a nueve años. Son las perlas mejores cotizadas en el mercado mundial.

Joyas a medida únicas
dotadas de un significado emocional

Perlas tahití

Son cultivadas en aguas templadas de agua salada de la Polinesia Francesa. Pueden ser de distintos colores de tonos metálicos: gris, verde, naranja, dorada, azul y negra. Las perlas negras son únicas, de brillo intenso y alcanzan los 13 mm. El tiempo de cultivo de la perla de Tahití es de dos a tres años.

Perlas chocolate

Las Perlas Chocolate son cultivadas de igual manera que las perlas Tahití, de hecho una perla Chocolate es una perla Tahití, a la que se le ha introducido un núcleo manchado de nitrato de plata, lo que provoca que la ostra reaccione creando capas de nácar de este característico color.

Perlas Akoya &
Freshwater

Perlas de agua dulce, chinas o FreshWater

Son perlas cultivadas en agua dulce y están producidas por Mejillones Perlíferos, principalmente en los lagos y ríos de China,  aunque su producción también se realiza en Japón  y Estados Unidos.  Su tiempo de cultivo va de los 6 meses a los 4 años. Su tamaño varían entre 3.5 y 7 mm. Poseen forma asimétrica y brillo que va del medio al alto. Las perlas cultivadas en este tipo de agua son en su mayoría blancas, pero pueden llegar a ser rosadas. Su producción es muy abundante de ahí que su precio sea muy inferior al precio de las perlas Tahití o Australianas.

Perlas Akoya o japonesas

Son perlas cultivadas en el agua salada de Akoya, Japón. Tienen una forma redonda y simétrica. Su tamaño varía entre 6 y 8.5 mm. Esta perla es de difícil crecimiento y tiene más brillo que las que son cultivadas en agua dulce. Su color varia del crema al rosado.

Perlas Mabe

Son perlas cultivadas hemisféricas. Crecen adheridas al interior de la concha de una ostra en lugar de dentro del cuerpo de esta. Son cultivadas principalmente en Japón, Indonesia y Australia. Es una perla orgánica. El tiempo de cultivo de estas perlas va de medio año a dos años. Son relativamente fáciles de obtener, lo que hace que su valor sea menor al de las perlas redondas. Estas perlas son semiredondas, ya que uno de los lados de la perla es redondo, mientras que el otro es plano. Esta morfología permite que sean utilizadas en joyería y así poder ocultar el lado plano.

Perlas Artificiales o Falsas

Las perlas artificiales son las creadas por el hombre, no provienen de ningún molusco sino que están hechas de resina o diferentes materiales.

Estas perlas, que suelen ser de un color más amarillento, tienden a amarillearse con el tiempo, además su tamaño nos indican también que no son naturales. Suelen ser de un perfecto redondo. Estas perlas también suelen pelarse ya que al no ser naturales la capa que tienen encima se pela al poco tiempo de tenerlas.

Hay que tener mucho cuidado con estas perlas ya que si no entendemos nos pueden dar, como se suele decir, «gato por liebre». Es decir, recomendamos siempre que las perlas naturales se compren siempre en joyerías ya que nunca nos engañarán.

Una forma rápida de distinguir entre Naturales e Imitaciones/Artificiales es restregar la pieza por su propia dentadura, ¡las naturales dan sensación de entera!. No es un método fiable debido a la gran imaginación de falsificadores. El método más correcto, es acudir a la joyería más cercana y le informen sobre su perla.