Las joyas han estado presentes a lo largo de la historia. Algunas de ellas se convirtieron en piezas exquisitas y únicas por lo que tuvieron más fama que las mujeres u hombres que las llevaban. Si te gusta leer curiosidades continua este post sobre las joyas más famosas de la historia. El diamante hope, el anillo de Lady Di, María Antonietta…

Reinas, reyes, princesas, nobles, emperadores, emperatrices… llevaron infinidad de joyas, muchas de ellas destacaron por su extrema belleza, pero otras además de su belleza se decían que estaban malditas.

El collar de María Antonieta

María Antonieta fue una reina francesa que gobernó durante el siglo XVIII. Entre la corte, tenía fama de ser una mujer muy frívola, por lo que era lógico que tuviera una gran colección de joyas que nada tenía que envidiar a la de las otras coronas.

En la colección había un collar de 648 diamantes, que Luis XV había encargado para su favorita, Madame du Barry . Pero éste murió antes de que la joya estuviera acabada por lo que su amante nunca lo recibió. Entonces, el obispo de Rohan lo adquiere, pero no lo paga, indicando al joyero que se lo cobre a Marí­a Antonieta. El obispo se lo entrega finalmente a su amante, la condesa de Valois, que lo trasladó a Londres, donde es desarmado y vendido por piezas.

Cuando el joyero se lo va a cobrar a la Reina María Antonieta, ésta descubre el engaño y la falsa condesa es enviada a la hoguera. El pueblo al verlo como un gesto más de frivolidad se solidariza con la condesa de Valois. Esto dió pie a las revueltas contra la reina y la corona.

El Collar, reconstitución, se exhibe en la Château de Breteuil, Francia

La Perla Peregrina

Es la perla más famosa del mundo por su gran tamaño, su forma perfecta en lágrima y por su exquisito brillo nacarado. Fue descubierta en las aguas de Panamá en el año 1515.

La Perla Peregrina fue ofrecida al rey Felipe II, el cual la aceptó, por lo que la perla tuvo que viajar desde América Latina a Europa. Posteriormente pasó a manos de la reina de Inglaterra, María Tudor, y con el tiempo fue posesión de Napoleón III. Muchos años después, en 1969, llegaría a la colección privada de la actriz Elizabeth Taylor, como regalo de su cumpleaños, realizado por su esposo Richard Burton.

Elizabeth Taylor falleció en el año 2011 por lo que la perla fue subastada y adquirida por nueve millones de euros, un precio récord en una subasta.

 

 Anillo Lady Di

Una de las joyas más famosas de la historia es el Anillo Lady Di, que fue entregado a Diana de Gales con motivo del compromiso matrimonial con el príncipe Carlos, en el año 1981. Se trata de un anillo de oro blanco con un zafiro de 18 quilates, en un tono azul intenso, el cual está rodeado por 14 pequeños diamantes.

El encargado de realizar este anillo de diseño exclusivo fue la casa de joyería Garrard. Como dato curioso fue la misma Lady Di quien lo eligió de entre otros anillos de compromiso. En ese momento la sortija costó 65 mil dólares.

Tres décadas después, el hijo del príncipe Carlos, Guillermo, le dio la preciada joya a Kate Middleton al pedirle matrimonio. El anillo que perteneció a la mítica Lady Di se convirtió en uno de los más demandados y deseados del mundo, por lo que muchas casas joyeras se apresuraron a realizar réplicas del anillo.

Desde entonces el Anillo Lady Di ha aumentado exponencialmente su valor hasta alcanzar los 336.480,000 euros

Anillo Lady Di

Diamante Pink Star

Otro de los diamantes más famosos es el Pink Star. Estamos hablando del diamante más caro del mundo, 62,3 millones de euros.

Un regalo de la naturaleza de 60 quilates en un tono rosa intenso. Su talla ovalada está libre de impurezas. Es el diamante más grande que se conoce con estas características de color y pureza. Sus dimensiones son de 2.69 por 2.06 centímetros.

El diamante Pink Star fue encontrado en África, en el año 1999, mostrándose al mundo por primera vez en el año 2003, tardó dos años en tallarse. Actualmente, está montado en un anillo.

Diamante Pink Star

Los huevos de pascua de Fabergé

Son una impresionante colección de joyería, perteneciente al listado de las joyas más famosas de la historia. Creada por el joyero ruso Carl Faberge para los zares de Rusia y otros miembros de la burguesía y nobleza, entre los años 1885 y 1917.

Fabergé fue considerado uno de los mejores orfebres del mundo. Se convirtió en el año 1870 en el responsable de la empresa familiar de joyería en San Petersburgo. Sus diseños engloban diferentes estilos como: renacentista, griego, barroco, naturalista, ruso antiguo, Art Nouveau y caricaturesco. Tras ganar la medalla de oro por exponer sus obras en la exposición Panrusa, logró el cargo de joyero oficial de la casa real.

Para la Pascua de 1883, el Zar Alejandro III, encargó al joyero un regalo para su mujer, el cual consistía en un huevo grande con uno más pequeño adentro, y dentro de éste una gallina. Dicho obsequio gustó tanto a la zarina que ordenó hacer un huevo cada Pascua.

Huevos Fabergé

El orfebre creó 69 piezas de lujo, muy diferentes la una de la otra. Los huevos están hechos de varios metales: níquel, cobre, acero, oro, platino, plata y paladino. A su vez, las piedras utilizadas también eran muy diversas, zafiros, rubíes, esmeraldas y diamantes decoraban los huevos.

 

El Diamante Hope

El Diamante Hope se le conoce como el diamante azul gracias a su característico tono azul intenso. Se estima que tiene un peso de 45 quilates. El origen de esta joya se encuentra en la cultura india, se decía que esta joya adornaba la frente de un ídolo hindú que fue robada por un sacerdote.

Lo único que sabemos a ciencia cierta es que otra de las joyas más famosas de la historia el Diamante Hope llegó a Europa en el año 1642 por el contrabandista francés Jean Baptiste Tefernier.

La Maldición del Diamante Hope

El primero en sufrir la maldición sería el propio Tefernier, durante un viaje a la India fue atacado por una manada de perros que acabaron con su vida. El rey francés Luis XIV redujo a 67,5 quilates de los 112,5, para acabar con la mala fama de esta joya. Nicholas Fouquet, el cual fue acusado de malversación de fondos y condenado a cadena perpetua. La princesa Lambrelle terminó apaleada por el pueblo, mientras que el propio rey murió arruinado y despreciado.

En 1980 el Diamante fue comprado por el banquero y coleccionista Henry Thomas Hope, de quién adquirió el nombre. Lo obtuvo por nada menos que 150.000 dólares. Tiempo después por malos negocios su familia terminaría arruinada, muchos causan de este hecho al diamante.

El Diamante Hope llego a las manos del magnate americano Ned McLean. Uno de sus hijos murió al poco tiempo en un accidente de coche, mientras que su otra hija lo hizo por una sobredosis. El propio McLean terminó en un manicomio. Su última dueña Evalyn McLean apareció muerta en su apartamento sin causa aparente, sólo tení­a 25 años.

Su último comprador, Harry Winston optó por donarlo al Museo Nacional de Historia Natural de la Institución Smithsoniana a la que todavía hoy pertenece. 

Entradas recomendadas

Aún no hay comentarios, ¡añada su voz abajo!


Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.